Agua y ajo. Un paseo por la Sierra de Córdoba.

carretera-emb-guadalmellato-2

Para celebrar que el comienzo del invierno, este año, cae en sábado, me parece una buena idea dar una vuelta en moto. Los embalses siempre son un estupendo destino; la combinación de verde y agua suele dar lugar a paisajes de gran belleza. En este caso voy a recorrer las “costas” de un buen número de ellos. (PULSAR EN LAS FOTOS PARA VERLAS CORRECTAMENTE)

Hoy no voy a empezar pronto la jornada; los tres grados centígrados, en Sevilla, hacen pensar en las temibles placas de hielo allá arriba, en la sierra. De este modo, me levanto, desayuno con la familia, y me visto de romano para salir a la carretera. Al final, salgo a las 10, como un señor. 🙂

Paso por Carmona y Lora del Río camino de la presa de José Torán. Pongo una imagen de mi archivo porque esta vez no me detuve a hacer fotos

presa

La carretera, muy húmeda, discurre junto al pantano, hasta la Puebla de Los Infantes, donde unos amables vejetes me indican donde está la gasolinera más cercana, con una sacudida de cabeza.

Repostada la moto, enfilo hacia el Norte por una carretera plagada de ciclistas, así que mucho ojo.

Al rato, llego al embalse del Retortillo y por la estrecha carretera que lo va costeando, voy avanzando hasta la presa.

emb-retortillo-3

Un pato me hace Vs desde el agua

emb-retortillo-4

Un poco antes de llegar a la presa en sí, hay un mirador desde el que se puede observar una estupenda panorámica

emb-retortillo-mirador

emb-retortillo-2

Pasado el el puente sobre la presa del embalse, entro en la provincia de Córdoba por la Sierra de Hornachuelos.

emb-retortillo

Llego a Hornachuelos y al tercer embalse de la ruta

hornachuelos-pano

Desde aquí voy buscando Villaviciosa, por una carretera a ratos infame y a ratos preciosa (con rima y todo)

carretera-a-villaviciosa

Y llego. Una fuente, con pinta de llevar allí bastante tiempo, me recibe

villaviciosa-fuente

Hace frío y con tan solo quitarse los guantes, las manos se quedan heladas. Para demostrarme que soy animal tropical, allí al lado unos niños, en camisa, juegan como si estuviéramos en primavera.

A la salida del pueblo, encuentro una pintoresca área de descanso, al sol, donde me pimplo mi bocata.

20131221_141036

Repuestas las fuerzas, sigo camino hasta el embalse de Puente Nuevo. El cristalino día hace que la vista, desde su presa, sea espectacular.

emb-puentenuevo-villavic-pano

emb-puentenuevo-villavic

Me dirijo ahora al último embalse del día: El del Guadalmellato. Para llegar allí escojo la ruta que pasa por la A-3100. Cuando llego a la entrada de dicha carretera, empiezo a preguntarme si habrá sido una buena idea, ya que presenta un aspecto bastante destrozado. Curvas muy pronunciadas y pendientes importantes se van combinando con un piso poco agradable para ir en moto, aunque las vistas son espectaculares. Sirva de ejemplo esta foto, en la que se puede observar la Sierra de Andújar, nevada, como telón de fondo.

sierra-andujar-emb-guadalmellato

Más y más kms. Las señales de limitación a 20 kms/h, cuajadas de disparos de postas, me parecen optimistas. Se hace eterna esta carretera que ya no es más que un carril de grava… Finalmente, empiezo a atisbar el agua… En la foto de abajo, se pueden ver mis pisadas en la grava, que denotan la firmeza del suelo… 🙂

carretera-emb-guadalmellato

Justo cuando llego junto al agua, en la cola del embalse, me percato de que el sol roza ya las crestas de la sierra, dejándome en una helada sombra… Y entonces, me pongo a pensar: qué pasaría si se me hiciera de noche aquí?…

carretera-emb-guadalmellato-2

La congoja hace mella en mí, lo reconozco… Hace mucho tiempo que no veo a nadie y definitivamente, este no es un buen sitio para pasar la noche. Amplio un poco la vista en el GPS pero la presa, destino inicial, ni aparece en la pantalla… Con un poco de resignación, le pregunto al Tomtom cual es la ruta más corta a casa y, como si fuera una bofetada, me pinta una enorme flecha roja que me pide un giro de 180º para volver sobre mis pasos por la “autopista al infierno” de la A-3100… Agua y ajo (aguantase y a joderse), me digo…… Desando los chotocientos kms por la puñetera pista, cuajada de baches que, cuando llueve, seguro que tienen nombre y se contabilizan en la reserva hidrológica nacional… Y llego, de nuevo, a algo que merece ser llamado carretera. Como he ido subiendo, otra vez me calienta el solecito. Si es que son algo más de las 4 de la tarde! Pero allí abajo, en el embalse, parecía que faltaba un rato para que cayera la noche… En fin… Sigo… Sigo por una carretera, la CO-3406. con muchas curvas y que, vaya por dios, empieza a caer hacia el valle del Guadalbarbo. Cuando llego abajo, frente a mí, se alza imponente la pared, casi vertical y en sombra, de la sierra. Detrás está Córdoba, pero aún hay que llegar allí arriba… Las curvas tienen muy mala pinta, con muchísima humedad… Aquí no ha dado el sol en todo el día… Seguro que esta mañana había hielo… Subo y subo por una carretera que se me hace eterna, cuando me encuentro con un ciclista subiendo!!! Incluso me bajaría a animarle si no fuera porque a mí mismo no me vendría mal algo de ese ánimo… Y llego a la cima, al fin!!! Desde aquí, carretera fácil hasta Córdoba. Añado unos 150 kms de autovía hasta casa para redondear el día.

Unos 420 kms en total, 8 horas y cinco embalses… El mapa de la ruta es, más o menos, este:

mapa

Esto no se queda así… Volveré… No me quedo sin ver la presa del embalse del Guadalmellato… 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s