Seguir usando la bici cuando llueve…

Lo primero que te puedes plantear es: ¿merece la pena seguir montando en bici por la ciudad con la que está cayendo? Obviamente es una cuestión de prioridades pero, en mi caso, la respuesta es un rotundo sí.

El tiempo que paso sobre la bici, muchos días, es el único que tengo para hacer algo de deporte y relajarme.

Recientemente, en el libro Travels with Willie (Willie Weir), encontré un pensamiento que me resultó inspirador: La aventura es una de las cosas que hacen falta para ser feliz. No importa si la aventura la encuentras viajando en bici desde Alaska a la Patagonia o, si tus circunstancias son esas, yendo al trabajo en bici bajo una lluvia torrencial.

Antes hice otras cosas buscando aventura: Aprendí a volar,  hice buceo, espeleo, corrí maratones… Ahora, que no tengo el tiempo que tenía, monto en bici para ir al trabajo y lo distruto 😉 (aunque espero volver a hacer todas esas cosas cuando tenga tiempoooo 🙂 )

Llamadme loco, pero la cara de la gente cuando te ve montando en bici bajo la lluvia, no tiene precio… 😉

Aún recuerdo el otro día, temprano, pasado lo peor del viento y la lluvia en Sevilla, ir por el carril bici, pedaleando despacio, contemplando los destrozos que había ocasionado el temporal. La sensación fue indescriptible…. Para remarcarla, la cara de una chica en un semáforo mirándome, sin poder creerse que alguien pudiera ir en bici… Lo que no sabía ella es que yo la miraba sin poder creerme que alguien pudiera ir en coche y perderse el olor del aire limpio, el sonido de los árboles…

Como ventaja añadida, los días de lluvia son también los más caóticos para moverse en lata autopropulsada. Coñazo lo del vaho en los cristales, oye… 😛

En fin…. Después de una temporadita bajo el agua, en la “soleada” Sevilla, quería hacer una recopilación de todo el material que me ha permitido seguir montando en bici, con buenos resultados (incluso con alerta roja por lluvias) 🙂

Lo más importante, pieza clave del equipo, es un buen chaquetón. En mi caso uso un Trango de Goretex (que es impermeable y transpirable) con forro polar desmontable.

Esta prenda es la más cara del equipo, pero merece la pena por su versatilidad. Gracias al forro polar desmontable, la puedes usar durante una buena parte del año.

Lo siguiente son unos pantalones impermeables y TRANSPIRABLES. Si sois ciclistas urbanos “der taco”, os podéis dar un gustazo y comprar un pantalón de Goretex. Yo fui un poco más frugal y adquirí unos Vaude de Ceplex. Una membrana que me ha dado buenos resultados con lluvias fuertes durante unos 20-30 minutos. Si vais a estar horas igual no es suficiente… 😦

No podemos olvidar los guantes. Los míos son de la marca Sealskinz (no exactamente los de la foto)… Impermeables y transpirables… Son sencillamente, fantásticos. No notarás ni el viento ni la lluvia y secan muy rápido. Con unas almohadillas de un material con buen agarre y amotiguación. No es que sean superbaratos pero, en mi opinión, son imprescindibles para ir confortable mientras llueve.

El calzado es otra parte importante del equipo. Siempre uso calzado forrado de Goretex en invierno. Para montar en bici y para todo, en realidad. La inversión puede ser alta, pero estos zapatos han demostrado durarme años y años y siempre tengo los pies calientes. Ahora acabo de adquirir, aunque aún no los he probado, unos cubrebotas Endura Luminite. Ya veremos cómo funcionan…

Lo siguiente es el casco (para mí es imprescindible, más si llueve)…. No servirá de mucho todo este equipo si el agua entra por los orificios de ventilación del casco y nos llega hasta los pies…

Hay soluciones “cutres” como ponerse el gorro del chaquetón por debajo del casco. Yo lo he probado y dan el apaño para una emergencia, pero no son muy cómodas que digamos… A mi me ha funcionado muy bien la funda de casco de la marca Gore. También es transpirable, por lo que no se te cocerá la sesera, como seguro que ocurre con otras fundas de casco “de plástico”. De las dos tallas en que se fabrica, es conveniente comprar la más grande ya que así entrará también la visera (al menos en mi Giro Skyline).

Otro complemento que me ha funcionado muy bien tanto para viento/frío como para lluvia, es el cortavientos de la misma marca, Gore. Como ventajas: Pesa poquísimo, se pliega y se queda como un pañuelo, tapa las orejas, es impermeable a viento y lluvia, se coloca muy fácilmente. Como desventajas, que no tapa la garganta y que parece uno Aníbal el Canibal o Darth Vader 🙂 Abstenerse los tímidos…

También he comprado uno de los famosos tubos de tela de la marca Buff. Ya veremos cómo se comporta… Hablan muy bien de esta prenda…

Existen otras soluciones para luchar contra la lluvia, sin sudar mucho, y gastando poco. La que estuve evaluando es el poncho para lluvia.

Los chinos, que de montar en bici y de lluvia saben lo suyo, lo usan de forma generalizada. Como ventajas, el precio, que no se suda mucho y que, si es suficientemente grande, puede tapar hasta el equipaje.

Tengo uno, comprado en eBay, por 10 euros que me atreví a usar un par de veces.

Como desventajas, tiene uno una pinta de friki que supera mi límite 😉 , puede que tape las luces que lleves en el manillar y, con viento, se pasa mal (cuanto más viento, peor…).

Estos ponchos tienen también alternativas, para “potentados”, de marcas como Carradice, pero la idea es la misma. Supongo que el material será mucho mejor.

Quede claro que esto es sólo una relación del material que estoy usando en estos momentos y que, en ningún modo, tengo relación comercial alguna con las marcas citadas. Es tan sólo que me costó bastante encontrar las prendas que me permitieran montar con comodidad aunque haga frío o llueva y si alguien se puede aprovechar de esta experiencia, mejor… 😉

3 comentarios en “Seguir usando la bici cuando llueve…

  1. Cubrebotas

    Después de probar los cubrebotas Endura Luminite durante una semana, con intensas lluvias, la conclusión es que tienen, como todo, sus pros y sus contras…

    La fabricación parece de calidad. Las zonas que quedan en contacto con el suelo, excepto los velcros del centro, están fabricadas con kevlar (el mismo que llevan los neoprenos buenos para cuevas y barrancos), aunque no sé si las costuras de estas piezas, talón aquiles en algunos neoprenos que he visto, estarán bien realizadas. En principio, parece que sí.

    Lo bueno, ya no me entra agua por la parte superior de las botas (chorrea desde el pantalón impermeable), como tiene un interior tipo forro polar finito, llevas los pies más calentitos.
    Inconvenientes: Que hay que ponérselos (otro chisme más), la parte inferior tarda en secar, con lo que hay que llevar alguna bolsa de plástico por si, a la vuelta, ya no llueve y quieres guardarlos en la bolsa.

    Tengo que decir que los he probado sobre calzado forrado de Goretex, por lo que no sé si te mantendrían los pies secos por si solos.

    Al final, los he usado sólo cuando llovía mucho. En esos casos, creo que compensa.

    Me gusta

  2. Buff

    Después de probarlo durante un tiempo, he llegado a la conclusión de que aunque está bien, tampoco es mucho mejor que una braga normal y corriente… El tejido es más agradable y seca rápido, pero tampoco lo veo algo tan maravilloso…
    Ojo, esto siempre es una opinión personal. En definitiva, si tienes que comprar una braga nueva, bueno, esta es una buena opción.
    Lo que es insustituible es el Face Warmer… Al final uso el Buff sólo como bufanda y dejo las labores de protección del careto al Face Warmer. 😀

    Me gusta

  3. Pingback: Walking. Caminar bajo la lluvia. | La Píldora Roja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s